136 países, entre estos Panamá, cierran el acuerdo para poner un impuestos mínimo de 15% para las multinacionales 

Alma Solís 

asolis@noticiasdepanama.com 

El viernes 8 de octubre más de 136 países y jurisdicciones, entre estas Panamá, cerraron un acuerdo global en que las Empresas Multinacionales (EMN) están sujetas a una tasa impositiva mínima del 15% a partir de 2023, con este paso se actualiza y finaliza un acuerdo político que acordaron en julio los miembros del Marco Inclusivo.

Este mismo acuerdo ya fue aprobado también por los miembros del G20 el pasado 13 de octubre.

De acuerdo con el comunicado de la OCDE, con esto se impone limitaciones acordadas multilateralmente, y hará que los países recauden alrededor de US$150 mil millones en nuevos ingresos anuales.

De los 140 miembros del Marco Inclusivo OCDE / G20 sobre BEPS, al que pertenece Panamá,  solo cuatro no se unieron: Kenia, Nigeria, Pakistán y Sri Lanka.

Ahora los países tienen como objetivo firmar una convención multilateral durante 2022, con una implementación efectiva en 2023. La convención ya está en desarrollo y será el vehículo para la implementación del derecho tributario recientemente acordado bajo el Pilar Uno, así como para las disposiciones de suspensión y remoción en relación con todos los impuestos sobre servicios digitales existentes y otras medidas unilaterales relevantes similares. 

También dijeron que la OCDE desarrollará reglas modelo para incorporar el Pilar Dos a la legislación nacional durante 2022, que entrará en vigencia en 2023.

Este es un proceso que ha llevado años, el acuerdo finalmente se hizo en julio de este año. En octubre fue el llamado statement on a two pillar solución emitido por oECD/G20. Ahora a finales de octubre een la plenaria oECD/g20 se hace el llamado para desarrollar las reglas modelos e instrumentos multilaterales en la materia y que estén listas a nivel global en 2023

«El acuerdo de hoy hará que nuestros acuerdos fiscales internacionales sean más justos y funcionen mejor. Esta es una gran victoria para un multilateralismo eficaz y equilibrado. Se trata de un acuerdo de gran alcance que garantiza que nuestro sistema fiscal internacional sea adecuado para su propósito en una economía mundial digitalizada y globalizada. Ahora debemos trabajar rápida y diligentemente para asegurar la implementación efectiva de esta importante reforma ”, dijo el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann.

¿Cómo afecta a Panamá?

En el listado que se encuentra en la página de la OCDE, bajo el título Miembros del marco inclusivo de la OCDE / G20 sobre BEPS se unen a la Declaración de octubre de 2021 sobre una solución de dos pilares para abordar los desafíos fiscales derivados de la digitalización de la economía a partir del 8 de octubre de 2021, se encuentra Panamá en el número 98 (el listado es por orden alfabético). (ver cuadro abajo con todos los países adheridos).

En cuanto a cómo afecta a Panamá. Actualmente en el país las empresas multinacionales pagan 25%, pero sobre la renta gravable, que tiene tiene varias exoneraciones. Mientras que  las empresas bajo el Regimen de Sedes Multinacionales pagan 5%, dependiendo de la actividad en las zonas francas y las que se encuentran en Panamá Pacífico pagan  entre  0% a 5%.

Se entiende que al entrar en vigencia el acuerdo con la OCDE, en el primer caso se eliminarían las exoneraciones y en el segundo se tendría que elevar el impuesto a 15%. De todas formas para aclarar estos temas se consultó por varios días al Ministerio de Economía y Finanzas, pero al cierre de esta información no se había obtenido respuesta.

Moodys advierte impacto negativo 

De acuerdo con Moody’s Investors Service  en su reporte «Global tax deal is credit negative for a few low-tax jurisdictions, positive implications will depend on implementation”, de implementarse exitosamente, la tasa de impuesto corporativo mínimo de 15% propuesta globalmente tendrá efectos un tanto negativos para el crédito de los soberanos que han utilizado la política fiscal como aliciente para atraer inversiones, como es el caso de Irlanda, Hungría y varias de las economías del Caribe.

En el informe señalan que las implicaciones negativas de crédito normalmente tendrán menor impacto para las economías avanzadas que para los mercados emergentes.

“Las economías avanzadas que tienen políticas fiscales atractivas para corporaciones multinacionales, como es el caso de Irlanda, Singapur, Hong Kong SAR, China, Luxemburgo y Países Bajos tienen capital humano, instituciones fuertes e infraestructura de alta calidad que se mantienen en niveles competitivos y atraen inversión” dijo Moodys.

Agregaron que los grandes mercados emergentes como India, Brasil y México se beneficiarán por la propuesta de redistribución de ingresos fiscales de la OCDE por aproximadamente USD$120,000 millones, la cual busca asegurar que las empresas paguen impuestos donde tienen operaciones.

“En sentido contrario, algunos mercados emergentes podrían enfrentar dificultades para mantenerse competitivos si no tienen los elementos necesarios como son una infraestructura adecuada, mano de obra calificada o un entorno regulador a la altura” señalaron.

 

Sobre los Pilares

Según la información publicada el primer pilar “garantizará una distribución más justa de los beneficios y los derechos fiscales entre los países con respecto a las empresas multinacionales más grandes y rentables”.

Señalan que reasignará algunos derechos impositivos sobre las empresas multinacionales de sus países de origen a los mercados donde tienen actividades comerciales y obtienen beneficios, independientemente de si las empresas tienen presencia física allí. 

Específicamente, las empresas multinacionales con ventas globales superiores a 20 mil millones de euros y una rentabilidad superior al 10%, estarán cubiertas por las nuevas reglas, con un 25% de los beneficios por encima del umbral del 10% que se reasignarán al mercado. jurisdicciones.

Bajo el Pilar Uno, se espera que los derechos impositivos sobre más de USD 125 mil millones de ganancias se reasignen a las jurisdicciones del mercado cada año. 

El Pilar Dos introduce una tasa impositiva corporativa mínima global fijada en 15%. La nueva tasa impositiva mínima se aplicará a las empresas con ingresos superiores a 750 millones de euros y se estima que generará alrededor de 150 mil millones de dólares en ingresos fiscales globales adicionales anualmente. También se obtendrán más beneficios de la estabilización del sistema tributario internacional y la mayor certeza tributaria para los contribuyentes y las administraciones tributarias.