Banco Mundial espera que Panamá crezca un 9,9% en el 2021

Alma Solís 

asolis@noticiasdepanama.com 

 El Banco Mundial anunció este lunes sus expectativas de crecimiento para la región de América Latina y el Caribe (ALC) en el cual señalaron que Panamá estaría creciendo un 9,9% para el 2021, luego de un -17,5% de decrecimiento que sufrió principalmente por los estragos de la pandemia del Covid 19. Para el 2022 están viendo una proyección de 7,8% para el país canalero.

Con este crecimiento queda arriba de casi la mayoría de los países de la región, pero cabe destacar que viene un rebote luego de la mayor caída también de América Latina.

El organismo indicó que debido a la pandemia, el Producto Interno Bruto (PIB) en la región de América Latina y el Caribe (excepto Venezuela) cayó un 6,7% en 2020. Se prevé una vuelta al crecimiento de 4,4% para 2021. En comparación con las proyecciones del Banco a fines de 2020 de una caída de 7,9% para el 2020 y una expansión del PIB en un 4,0% para el 2021.

La región que fue la que más sufrió a la salud y la economía a causa de la pandemia de COVID-19, empezaría a repuntar .

“El daño es severo y estamos viendo mucho sufrimiento, en particular entre los más vulnerables”, dijo Carlos Felipe Jaramillo, vicepresidente del Banco Mundial para la región de América Latina y el Caribe. 

Agregó que  siempre hay que mirar hacia adelante y aprovechar esta oportunidad para realizar las transformaciones necesarias que aseguren un futuro mejor”.

Según el Banco Mundial, la fuerte contracción causada por la pandemia el año pasado tuvo costos económicos y sociales enormes. La tasa de desempleo en general aumentó y la pobreza se disparó, si bien en algunos países el uso masivo de transferencias sociales hizo mucho para amortiguar el impacto social de la crisis.

Igualmente señalaron que la crisis de la COVID-19 tendrá un impacto a largo plazo sobre las economías de la región. «Es probable que los menores niveles de aprendizaje y de empleo reduzcan los ingresos futuros, mientras que el elevado nivel de endeudamiento público y privado puede causar tensión en el sector financiero y frenar la recuperación».