Banco Mundial proyecta una caída para Panamá de 8,1% en el 2020 pero una recuperación de 5,3% para el 2021

 

Alma Solís

asolis@noticiasdepanama.com 

El Banco Mundial, revisó sus proyecciones de crecimiento y este nuevo informe prevé una caída para Panamá de 8,1% para este año, la segunda mayor caída en Centroamérica, pero una recuperación de 5,3% para el 2021 volviendo a ser uno de los mejores crecimientos de la región.

En este nuevo informe debido a la pandemia, se prevé que el Producto Interno Bruto (PIB) en la región de América Latina y el Caribe (excepto Venezuela) retroceda un 7,9% en 2020. Se espera un crecimiento de 4,0% para 2021. Con estas cifras Panamá estaría cayendo más que el promedio de la región.

Como se mencionó  para el 2020 se espera que Panamá decrecería 8,1%, mientras que lo que se espera para el resto de la región centroamericana es -5,4% para Costa Rica, República Dominicana -4,3%, El Salvador -8,7, Guatemala -3,5%, Honduras 7,1% y Nicaragua -5,9%. (Cifras completas abajo).

En conferencia de Prensa virtual el economista en jefe del Banco Mundial, Martín Rama dijo que dentro de las cosas positivas que han visto está que el Comercio de bienes se está recuperando, aunque no el comercio de servicios. También destacó que China se esta recuperando y es un mercado muy importante para América Latina.

Otro de los puntos positivo poco países han perdido acceso a crédito y tampoco han caído como se esperan las remesas, es más estas aumentaron.

Otro elemento que destacó es que pese al poco espacio fiscal, aun si las políticas de transferencias han sido importantes.

Para el Banco Mundial América Latina y el Caribe es la región más castigada por la pandemia de la COVID-19, lo que pone de relieve la necesidad de proteger a la población mientras se recupera el rumbo de crecimiento. Para esto se necesitará una combinación de medidas de salud pública y gestión económica, de acuerdo con un nuevo informe del Banco Mundial.

Recordaron que esta ha sido una crisis más fuerte porque incluye demanda y no solo oferta como en otras ocasiones que se combina también con el factor

Las economías de la región se ven afectadas por una caída en la demanda externa, una mayor incertidumbre económica, un colapso del turismo y las consecuencias de meses de confinamiento con el fin de contener la propagación de la enfermedad.

También indicaron que con una pandemia que se prevé continúe por un tiempo prolongado, los sistemas de salud deberían contemplar reformas tendientes a mejorar la efectividad y reducir los costos que deben asumir gobiernos e individuos, de acuerdo con El costo de mantenerse sano.

Igualmente dijeron que , los gobiernos deberán hallar la manera de retomar la consolidación fiscal luego de un período de gasto elevado en estímulos económicos y transferencias sociales de emergencia, indica el informe.

“Nuestra región soporta el peor impacto económico y en salud debido a la COVID-19 de todo el mundo, algo que exige mayor claridad respecto a cómo combatir la pandemia y recuperar el rumbo económico de cara a una rápida recuperación”, dijo Carlos Felipe Jaramillo, vicepresidente del Banco Mundial para la región de América Latina y el Caribe“Debemos repensar el futuro para volver a construir mejor”.

Esta crisis llega tras años de lento crecimiento económico y escaso progreso en términos de indicadores sociales, e inmediatamente después de una ola de disturbios sociales en muchos países de la región. Además, el impacto de las medidas de confinamiento recayó desproporcionadamente en hogares con trabajos informales. Esto reafirma la necesidad de políticas que apunten a promover la formalización, aunque sin penalizar la tan necesaria creación de empleo. Mientras tanto, la existencia de registros sociales detallados ayudaría a que las transferencias en efectivo llegasen a un número mayor de personas que viven al día.

Fue muy importante que los paquetes de estímulo llevados a cabo por distintos gobiernos fueran en general robustos, a pesar de las restricciones fiscales, y que buena parte de los recursos adicionales fueran a transferencias sociales. El efecto multiplicador de estas transferencias sobre la actividad económica es significativo.

El número de víctimas de la pandemia sigue siendo elevado en muchos países de la región, pero el apoyo a los confinamientos estrictos se desvanece y el espacio fiscal para ayudar a hogares y empresas es cada vez más escaso. En este contexto, se deberían analizar e incorporar las experiencias exitosas de países similares que no hayan sufrido tan desproporcionadamente de la COVID-19. De forma paralela, la cobertura y calidad de los sistemas de salud debe mejorar, mientras que los gastos de bolsillo para la salud deben contenerse.

“Los gobiernos deben proteger a los más vulnerables mientras adecúan las normas sanitarias y de seguridad en todos los sectores y actividades, en especial el de la educación, para que la probabilidad de contagio siga siendo baja mientras la vida continúa”, dijo Martín Rama, economista en jefe del Banco Mundial para la región de América Latina y el Caribe“Garantizar un acceso amplio y asequible a la atención médica es fundamental para enfrentar este desafío”.

La pandemia de COVID-19 puso el foco en aquellos sistemas de salud fragmentados que no proporcionan una cobertura de calidad a toda la población. Los gastos de bolsillo en atención médica pueden ser considerables y muchas veces regresivos. Mejorar los servicios de salud debería formar parte de las políticas diseñadas para enfrentar esta crisis.

Por último, si bien los gobiernos acertadamente aumentaron el gasto para enfrentar esta crisis, los niveles de deuda pública en la región subieron de forma significativa. Puede que por el momento las transferencias sociales de emergencia sigan siendo necesarias, pero los países deberán hallar la manera de retomar la senda del equilibrio fiscal. Se deben reorientar los impuestos y el gasto público para apoyar la creación de empleo, la prestación de servicios y el desarrollo de infraestructura para colocar a la región de nuevo en una senda de crecimiento inclusivo y sostenible.