Banco Nacional colocó los US$1,000 millones en bonos pero recibió ofertas por US$4, 800 millones

Alma Solís

asolis@noticiasdepanama.com

Tal como se conoció el Banco Nacional de Panamá acudió por primera vez a los mercados internacionales con una emisión de US$1,000 millones pero recibió un oferta  por el orden de los US$4,800 millones, a 10 años a una tasa récord de 2.5%.

“Es la emisión más grande y a la tasa más baja obtenida por una entidad financiera del país. Realmente es un día histórico, ya que en el marco de esta pandemia, ha quedado demostrada la confianza plena que tienen los mercados de capitales en Panamá. Salimos con una emisión de hasta $1,000 millones, aprobados por nuestra Junta Directiva y el Consejo de Gabinete, y hemos logrado una demanda de casi 5 veces más”, señaló Javier Carrizo Esquivel, Gerente General de Banco Nacional de Panamá.

En el proceso de subasta de esta emisión participaron más de 200 inversionistas de diferentes regiones del mundo.

“Es un orgullo para Panamá y para toda la familia Banconal haber logrado este éxito en un ambiente de adversidad sanitaria y en un tiempo récord, para una entidad que emite por primera vez bonos en los mercados internacionales. Fueron muchos días de intenso trabajo, pero este equipo de profesionales, altamente comprometidos con la sostenibilidad del país, logró su objetivo que al final redunda en beneficio de todos los ciudadanos de esta nación, porque Banco Nacional de Panamá es el banco de todos los panameños”, destacó Carrizo Esquivel.

Esta transacción es la primera emisión internacional de bonos en los mercados de capitales de Banconal en sus casi 116 años de existencia y representa la emisión de mayor monto que cualquier institución financiera panameña haya realizado.

El propósito principal de la emisión es diversificar las fuentes de recursos del banco y mejorar el perfil de vencimientos de los pasivos al obtener fondos de largo plazo, que por definición proveen mayor estabilidad a los balances financieros.

La colocación de esta emisión estuvo a cargo de Credit Suisse y Goldman Sachs, cubriendo los mercados de Estados Unidos, Europa, Asia y Latinoamérica.