Conflicto en el Trump Panamá está en manos de instancias internacionales

Son varios los días de tensión que se han vivido en el Hotel Trump Ocean Club en Panamá, en los cuales han llegado en varias ocasiones miembros de la policía, jueces de paz e inspectores de trabajo. La situación obedece a una disputa por el control de la administración del edificio entre la empresa del actual presidente de Estados Unidos y la empresa Ithaca Capital que adquirió la mayoría de las unidades de apartamentos del edificio.

Ithaca Capital adquirió 202 unidades del complejo lo que les da la mayoría absoluta pero existe un contrato de administración del Hotel a favor de Trump Colections.

Ithaca acusa a la cadena hotelera de supuestamente no cumplir con el contrato, e intentó despedir a los gerentes. la empresa Trump por su parte indica que existe un compromiso firmado por Ithaca de no interferir en la administración del hotel, pero al parecer existe un arbitraje en instancias internacionales para romper el contrato por supuesto incumplimiento.

El pasado lunes 26 de febrero circuló por medios y redes sociales un incidente en el que agentes de seguridad de ambas partes se fueron a los golpes, al día, mientras que el día miércoles 28 de febrero la directora general de Trabajo de Panamá, Judith Aparicio llegó cerca de las 9am acompañada de más de 15 inspectores y se reunión con representantes de las dos empresas.

La funcionaria panameña dijo a ver ido a verificar que este conflicto no perjudique a los trabajadores y si se les habían realizado el pago de la quincena. Estuvieron reunidos por casi dos horas en una pequeña sala situada en el lobby principal del Hotel, porque a la oficina de la gerencia no pudieron entrar, algo que no es normal según Aparicio, luego se reunieron casi dos horas más en la sede del Ministerio de Trabajo pero tampoco hubo acuerdo.

Al lujoso hotel y complejo residencial de alto valor también llegaron agentes de policía antidisturbios, al menos siete, para asegurarse que se mantuviera la paz, esto por la situación tensa que se ha vivido en los últimos días.

Orestes Fintiklis representante legal de Ithaca Capital.

Un poco después de las 4 de la tarde la policía volvió a las instalaciones del hotel, esta vez acompañando a una juez de paz, quien no dio mayores declaraciones.

El edificio uno de los más emblemáticos de más de 70 pisos fue inaugurado por el propio Donald Trump en julio de 2011, a un costo de US$430 millones.

Abogados de Fintiklis pusieron una denuncia el pasado 24 de febrero por supuesta usurpación. “Nosotros estamos poniendo una denuncia por usurpación que se ha hecho por empleados de la antiguo hotel Trump hoy propiedad de Orestes Fintiklis, nosotros hemos puesto esta denuncia porque no se le ha permitido entrar al hotel, a pesar de la inversión de la alta suma de millones de esa compra” dijo la abogada Sarai Bleidell.

Ante esto la empresa Administradora del Hotel reaccionó por medio de un comunicado, indicando que en octubre de 2016, el desarrollador original de Hotel, Newland International Properties Corp., notificó a Trump Hotels que activamente negociaba una venta a granel de sus 202 unidades restantes a una compañía controlada por Fintiklis, porque el reglamento de copropiedad del Hotel impide que cualquier persona sea propietario de más de diez unidades sin el consentimiento de Trump Hotels, Trump Hotels pudo haber bloqueado la venta como una cuestión de derecho.

Indican que llegaron a un acuerdo con Fintiklis acordara por escrito que en ninguna forma intentaría interferir con la gestión de Trump del Hotel o tomar otras medidas para rescindir su contrato de administración.

Agentes de policías en el Lobby principal del Hotel Trump Panamá

La administración de los hoteles señala que Fintiklis había “estado conspirando” con otros para quitar a Trump Hotels como Gerente y despedir la mayoría.

Se han presentado varias arbitrajes por las dos partes e incluso hay acusaciones de uso de fuerza en los últimos días. De hecho una televisora local en Panamá circuló un video en el que se ven enfrentamientos entre los seguridad del nuevo hotel y el nuevo dueño.

Ante esta información el Ministerio Público de Panamá informó que a través de la Sección de Atención Primaria de la Fiscalía Metropolitana a cargo del fiscal Superior Julio Villarreal, se ha iniciado las investigaciones a efecto de establecer si existe alguna conducta punible respecto a una denuncia por usurpación dentro de la propiedad del Trump Ocean Club International Hotel and Tower.

Villarreal dijo ante medios de comunicación en Panamá que el Ministerio Público no ha hecho un operativo como tal ni en las oficinas ni las instalaciones. Y están determinando si hay algún tipo de delito más allá de la disputa, la cual debe resolverse en instancias internacionales.

El Ministerio Público tiene que pedir información y asistencias judiciales a las instancias internacionales.