Empresarios panameños piden acciones para reactivar economía doméstica

asolis@noticiasdepanama.com

Los empresarios panameños agrupados en la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura (CCIAP) están pidiendo que se tomen acciones para que el crecimiento de la economía del país también provenga de las actividades internas.

De acuerdo con un documento emitido por el gremio, están esperando un crecimiento de la economía panameña aproximado de 5,4% para este año 2018, pero tal incremento sigue siendo sustentado por sectores económicos vinculados al comercio exterior, como el Canal de Panamá, los puertos y aeropuertos.

La CCIAP propone, entre otras acciones inmediatas: la creación de una APP público-privada, para acelerar el proyecto Zona Multimodal del Aeropuerto Internacional de Tocumen y atraer inversionistas directos; impulsar los avances de la Zona Interoceánica del Canal de Panamá, que atraería inversionistas en proyectos piloto en sectores de avance.

También la activación de grupos de empresarios industriales, logísticos y zonas francas para aumentar los beneficios del aeropuerto de Tocumen; la creación de un ente público-privado que potencie las exportaciones de bienes y servicios del país y, en este marco, la instrumentación del Programa de Aceleración del Campo. De igual modo, mediante un plan de trabajo con resultados para el 1er. Semestre de 2019, impulsar la Ley de Promoción Turística.

Además, acelerar los proyectos de inversión pública en marcha líneas 2 y 3 del Metro de Panamá y cuarto puente sobre el Canal; la agilización de cuentas por pagar del Gobierno Nacional; la adopción de una estrategia migratoria para la atracción de talento externo en sectores de impulso; la ampliación de la ley de intereses preferenciales a valores superiores a los US$150,000.00, y agilizar la política industrial para uso de parques industriales.

“Como organización representativa del esfuerzo emprendedor privado del país, la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) reitera su preocupación acerca de los problemas que lastran el avance de sectores largamente marginados por políticas que desestimulan su permanencia y ciertamente amenazan su continuidad productiva, como el industrial y el agrícola. Al igual que otros desacelerados como el comercio, el turismo, la construcción y el inmobiliario, que también requieren de nuevas perspectivas a futuro”.