Entrevista a Patrick Moulette, Jefe de la División Anticorrupción de la OCDE

COLABORACIÓN

Por World Compliance Association*

M.MOULETTE, OCDE Foto Cortesía WCA

«Uno de los principales cambios que está trayendo el movimiento de cumplimiento es un cambio cultural»

Con motivo del reciente lanzamiento del Capítulo Panamá de la World Compliance Association, entrevistamos a Patrick Moulette, Jefe de la División Anticorrupción de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en relación a la situación actual del compliance en Latinoamérica y los retos de futuro.

¿Qué opina de la expansión de la World Compliance Association en América Latina? ¿Qué cree que puede aportar una asociación de este tipo en los países de América Latina, donde el cumplimiento se está volviendo cada vez más importante a medida que crecen los casos de corrupción?

Las organizaciones como WCA tienen un papel esencial que desempeñar para crear conciencia sobre la importancia que los esfuerzos anticorrupción tienen no solo para los gobiernos, sino también para las empresas y los individuos. El trabajo que ha estado haciendo la WCA ha ayudado a dar voz a los profesionales de cumplimiento y otras partes interesadas, que ahora pueden tener un lugar para aprender y debatir sobre nuevas leyes, buenas prácticas y problemas comunes. En un entorno muy desafiante y en constante cambio, como en el que trabajamos, la creación y facilitación de redes profesionales internacionales ha demostrado ser fundamental para la mejora de la experiencia de los profesionales de cumplimiento. WCA ofrece a los profesionales, estudiantes y personas interesadas en combatir la corrupción de manera más amplia,

¿Cuál es la situación en América Latina en relación con otras regiones en cuanto al marco legal sobre cumplimiento?

Muchos países de la región se han unido a la Convención Antisoborno de la OCDE (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México y Perú), que muestra el compromiso de esos países para combatir la corrupción internacional. Todos estos países han pasado por diferentes fases del riguroso proceso de evaluación del Grupo de Trabajo sobre Soborno de la OCDE, el organismo que reúne a representantes de las 44 Partes en la Convención Antisoborno e impulsa la implementación. Gracias a este arduo trabajo, todos estos países ahora tienen una ley de responsabilidad corporativa que le permite al país investigar, procesar y sancionar a las compañías involucradas en la corrupción y el soborno. Los esfuerzos del Grupo de Trabajo para promover controles internos, ética, y las medidas de cumplimiento en el sector privado han servido como catalizador para la adopción de responsabilidad corporativa por delitos de corrupción en muchos países de todo el mundo. En general, parece haber un aumento en América Latina de la conciencia del sector privado sobre el cumplimiento anticorrupción.

Sin embargo, la percepción de corrupción en la región sigue siendo alta y todavía hay un largo camino y muchos desafíos por superar. El nuevo entorno de cumplimiento anticorrupción en América Latina plantea nuevos desafíos para las autoridades policiales. En la mayoría de los países de ALC, estas autoridades son nuevas en la evaluación de la idoneidad de los sistemas de cumplimiento corporativo y en la consideración de los sistemas de cumplimiento corporativo al sancionar a las empresas. Se necesitan más esfuerzos para garantizar que las medidas de cumplimiento corporativo puedan conducir a una mejor detección y aplicación de la corrupción en la región. La Red de Aplicación de la Ley de la OCDE para América Latina y el Caribe * ha estado analizando cuestiones de responsabilidad corporativa y probablemente se centrará más en el impacto de las medidas de cumplimiento corporativo en la aplicación anticorrupción.

Todos estos cambios a nivel local y regional no dejan otra opción para los profesionales de cumplimiento que seguir estudiando e informándose sobre los desarrollos en curso en este campo tan dinámico.

La División Anticorrupción de la OCDE publica varios informes cada año que los profesionales de cumplimiento deberían encontrar útiles, como la “Responsabilidad de las personas jurídicas por el soborno extranjero: Un informe de inventario o Resolución de casos de soborno extranjero con resoluciones sin juicio. El 23 de septiembre, realizaremos un seminario web para lanzar un nuevo estudio dedicado al cumplimiento anticorrupción titulado “Cumplimiento corporativo anticorrupción: impulsores, mecanismos e ideas para el cambio”. Los invito a todos a unirse a nosotros para lo que promete ser una discusión muy interesante.

¿Qué desafíos de cumplimiento cree que podrían surgir en el futuro?

En este momento, el principal desafío que enfrentamos, y que probablemente durará más tiempo, es la pandemia de Covid-19. Esta crisis ha traído desafíos sin precedentes de sufrimiento humano, incertidumbre y grandes perturbaciones económicas a escala mundial. Esto puede crear entornos propicios para la corrupción y el soborno. Por esta razón, las respuestas estatales y privadas a esta crisis deben incluir mecanismos para prevenir, detectar y enjuiciar la corrupción y el soborno. Algunos riesgos de corrupción son inmediatos debido a las acciones tomadas para mitigar la crisis sanitaria y económica. Surgirán otros riesgos a mediano y largo plazo a medida que las consecuencias y el impacto de las medidas de emergencia de COVID-19 tengan mayor efecto. En estas circunstancias, la disminución progresiva de la confianza de los ciudadanos en las instituciones públicas y las empresas se hará aún más evidente. Por lo tanto, identificar y abordar los riesgos de corrupción será crucial para proteger la confianza en las instituciones públicas y las empresas, y para impulsar la confianza del público en la capacidad de los gobiernos para movilizar una respuesta efectiva a la crisis. Para obtener más información sobre este tema, invito a todos a leer nuestras recomendaciones para minimizar la corrupción y el soborno en la respuesta y recuperación de Covid-19.

Recientemente, la WCA ha agregado un nuevo capítulo, el Capítulo de Panamá. Como aseguran su presidente y vicepresidente, su objetivo es establecer el cumplimiento en los sectores no financieros, ya que este tiene años de experiencia. Específicamente, aseguran que el sector público es el que más necesita estas medidas anticorrupción, que describen como inexistentes. ¿Qué cambios debería traer el cumplimiento a este sector no solo en Panamá, sino en todo el mundo?

Algunas de las medidas adoptadas por las empresas son, en cierta medida, reactivas a los recientes escándalos de corrupción y al aumento de la aplicación en la región. Aunque estas nuevas medidas son bienvenidas, la pregunta ahora es cómo las empresas trabajarán para incorporar el cumplimiento anticorrupción en todas las actividades de las empresas más allá de la lista obligatoria de tareas pendientes. Por lo tanto, uno de los principales cambios que está trayendo el movimiento de cumplimiento es un cambio cultural. Las empresas ahora están revisando sus códigos de ética, tienen líneas directas para denunciar malas conductas y están hablando sobre la importancia de hacer negocios de la manera correcta. Estoy seguro de que la presencia de asociaciones y organizaciones de cumplimiento aumentará el interés de las personas en el tema y contribuirá a crear conciencia y compartir conocimientos en los países.

* Esta red tiene como objetivo promover el intercambio de experiencias y buenas prácticas entre las diferentes jurisdicciones de la región con el fin de dotar a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley anticorrupción con las herramientas y los conocimientos necesarios para investigar y enjuiciar eficazmente los casos de corrupción transnacional.

http://www.worldcomplianceassociation.com/2738/articulo-entrevista-a-patrick-moulette-jefe-de-la-division-anticorrupcion-de-la-ocde.html