Fitch pone perspectiva de calificación de Panamá en negativo, esto opina la calificadora

Alma Solís

asolis@noticiasdepanama.com

La agencia calificación de riesgo Fitch Rating colocó la perspectiva de Panamá  en negativo argumentando que se refleja un «marcado deterioro en los déficits fiscales y un aumento significativo de la carga de la deuda del gobierno», relacionada con la acumulación de atrasos por parte de la administración anterior y objetivos de déficit fiscal más altos bajo la Ley de Responsabilidad Fiscal modificada.

En el comunicado emitido hablan sobre el crecimiento de la deuda, las cuentas por pagar que dejó la administración pasada, el aumento del desempleo, el cambio a la ley de Responsabilidad fiscal, la lista gris del GAFI y la situación de la Caja de Seguro Social.

La calificadora estima un crecimiento de 4% para el país en el 2020.

Sobre el informe 

Fitch indica que además, la reciente desaceleración del crecimiento mayor de lo previsto crea desafíos adicionales para la consolidación fiscal.

Igualmente indican que la administración entrante de Cortizo ha indicado que el gobierno anterior recurrió a la acumulación de atrasos y la discreción en las prácticas de contabilidad fiscal para cumplir con los objetivos de déficit.

«Los atrasos se reconocerán en los años en que se incurrieron y conducirán a una revisión al alza de los déficits fiscales en los últimos años. Las autoridades liquidaron los atrasos de los proveedores en 2019, estimados en 1,8% del PIB, y tienen la intención de seguir una política de mantener las cuentas por pagar a los proveedores a un nivel de 90 días. Se desembolsó un 0,6% adicional del PIB para liquidar cuentas por pagar a la Caja del Seguro Social (CSS, la institución de seguridad social de Panamá)» explicó en un comunicado de prensa la agencia.

En cuanto a la Ley de Responsabilidad fiscal indican que el gobierno modificó su ley de responsabilidad fiscal (LRSF) a fines de 2019 para ampliar los objetivos de déficit fiscal del sector público no financiero (NFPS) al 3,5% del PIB en 2019, 2,75% en 2020, 2,5% en 2021 y 2% a partir de entonces.

«La revisión al alza de los objetivos de déficit por parte de la nueva administración reconoce un punto de partida más débil para la consolidación fiscal planificada, un resultado relacionado con la débil credibilidad de la política fiscal en los gobiernos anteriores y un problema previamente destacado por Fitch» manifestaron.

Para esta empresa mejorar la fortaleza y la credibilidad del marco fiscal es particularmente importante para la calificación en ausencia de una política monetaria independiente.

Agregan que la modificación del límite de déficit de la regla fiscal sigue un patrón de postergación de metas de consolidación de una década y la incapacidad de estabilizar la deuda del gobierno a pesar del alto crecimiento. Los ajustes para ampliar el techo del déficit fiscal se producen solo un año después de una relajación similar de las restricciones de gasto en octubre de 2018.

Fitch estima que el déficit NFPS de Panamá aumentó a 3,1% del PIB, por debajo de los objetivos fiscales modificados. Un déficit mayor al presupuestado refleja la contracción de los ingresos del gobierno durante el año, reflejando un crecimiento más débil y problemas estructurales persistentes, mientras que el gasto continuó aumentando.

Ver también

Mef anuncia que el déficit fue de 3,1% y cumple meta fiscal

Fitch espera que el déficit del SPNF disminuya gradualmente al 2,75% del PIB en 2020 y al 2,5%, en línea con el camino de consolidación gradual establecido por los nuevos límites máximos del déficit. La mayor parte del esfuerzo de consolidación probablemente dependerá de la reducción del gasto de capital y los esfuerzos de mejora de la recaudación de impuestos, dado el bajo apetito por una reforma tributaria para aumentar los ingresos, y sus proyecciones de crecimiento conservadoras implican ganancias de ingresos limitadas.

Los riesgos en torno al objetivo de consolidación fiscal incluyen un aumento de los pasivos relacionados con las pensiones, un crecimiento económico inferior al esperado y un bajo rendimiento continuo de la recaudación de impuestos.

La deuda pública bruta aumentó al 46,4% del PIB en 2019 desde el 39,4% en 2018. La deuda del gobierno general (neta de las tenencias de deuda del gobierno de la seguridad social) aumentó al 40,2% en 2019 desde el 34,7% en 2018, casi convergiendo con la mediana ‘BBB’ . La regla fiscal establece un límite del 40% del PIB para la deuda neta, definida como deuda bruta menos activos en el fondo de riqueza soberana y aquellos mantenidos con fines de prefinanciación. Sin embargo, este es solo un umbral indicativo que se rompió en el año 2019, ya que alcanzó el 42,6% del PIB.

Fitch proyecta que la carga de la deuda seguirá aumentando, aunque gradualmente durante el período de pronóstico y alcanzará el 42,5% para 2021. El incumplimiento de los nuevos objetivos fiscales conduciría a un mayor aumento de la deuda y riesgos para la calificación soberana. La carga de la deuda e intereses de Panamá como parte de los ingresos ya está muy por encima de las medianas ‘BBB’ y está aumentando rápidamente, destacando su base de ingresos baja y descendente.

Los riesgos relacionados con los pasivos por pensiones también son un desafío para las perspectivas fiscales. El componente de beneficios definidos no financiados del sistema de pensiones mixtas de Panamá está entrando en un déficit de efectivo. Las reservas podrían agotarse para 2023 en ausencia de cualquier reforma paramétrica, según las últimas estimaciones actuariales.

«Sin embargo, las estimaciones se basan en información poco confiable debido a deficiencias de datos en el CSS. Las autoridades tienen la intención de revisar el sistema de base de datos actual, que podría demorar hasta 18 meses, antes de presentar una propuesta de reforma en el Congreso» indicaron.

En el análisis manifestaron que  un menor crecimiento económico en comparación con los promedios históricos podría ejercer una presión adicional sobre las métricas de crédito soberano.

«El crecimiento económico se suavizó a 2,7% en el 3T19 (términos acumulativos), y Fitch estima un crecimiento de 3% para todo el año, ya que la finalización de proyectos de infraestructura y un mercado inmobiliario más suave han contribuido a una disminución en el ciclo de construcción y el comercio minorista. ha visto una depresión»

Sobre el desempleo aumentó a 7,1% en agosto de 2019 (datos más recientes disponibles) de 6.0% en 2018, lo que resulta en una carga para el consumo privado. Sin embargo, los desequilibrios macroeconómicos siguen siendo bajos, reflejados por una baja inflación (0.8% en 2019) y un déficit en cuenta corriente (estimado en 7% del PIB en 2019) totalmente financiado por entradas sólidas de IED (8,5% del PIB).

Fitch proyecta un crecimiento real del PIB del 4% en 2020 y 2021. Se espera que la actividad económica mejore a medida que la nueva operación minera aumente a la producción total hasta 2020. La producción de cobre podría contribuir en un punto porcentual al crecimiento, según las autoridades.

Para la calificadora el sector de la construcción, un motor económico clave en el pasado, podría seguir siendo un obstáculo para el rendimiento, dados los indicios de exceso de oferta. Actualmente, el gobierno proyecta reducir la inversión de capital dentro del presupuesto a menos de US$3 mil millones en los próximos años (4,5% del PIB), por debajo de los promedios observados durante la última década.

«Las asociaciones público-privadas podrían complementar los proyectos de infraestructura del gobierno bajo la ley recientemente aprobada para crear estos regímenes. El gobierno espera USD2 mil millones en inversiones bajo este régimen; sin embargo, estos pueden experimentar retrasos a medida que se implementa el marco» indicaron.

En cuanto al nuevo gobierno manifestaron que Panamá celebró elecciones generales en 2019. Laurentino Cortizo, del Partido Revolucionario Democrático (PRD) de centroizquierda, fue elegido presidente y asumió el cargo el 1 de julio por un período de cinco años. El resultado de las elecciones denota una amplia continuidad política, ya que la campaña se centró en la corrupción y la transparencia en lugar de la política macroeconómica.

«Las elecciones legislativas resultaron en una mayoría en el Congreso para la nueva administración; sin embargo, el apoyo a la legislación no está asegurado, como lo demuestra la reciente presentación y retracción de una iniciativa de reforma constitucional» puntualizaron.

El tema de la listagris tampoco se pasó por alto, «A pesar del progreso del gobierno en el fortalecimiento de su marco de lucha contra el blanqueo de dinero y la lucha contra la financiación del terrorismo, las deficiencias en su eficacia hicieron que Panamá volviera a figurar en la «lista gris» del GAFI. Las deficiencias no se relacionan directamente con el sector bancario, y hasta ahora no ha habido un impacto macroeconómico perceptible como resultado de la inclusión más reciente. Panamá no exhibió un impacto macroeconómico extendido cuando fue colocado en la «lista gris» en 2014″ señalaron.

Finalmente señalan que las calificaciones de Panamá están respaldadas por su desempeño macroeconómico fuerte y estable, que ha impulsado un aumento sostenido en el ingreso per cápita y refleja las políticas y una ubicación y activos estratégicos (Canal de Panamá). Esto se ve contrarrestado por una base de ingresos del gobierno relativamente estrecha y un historial desigual de cumplimiento de los objetivos de consolidación fiscal que ha mantenido la carga de la deuda gubernamental en una tendencia al alza.