La industria de la construcción global enfrenta crecientes desafíos de sostenibilidad y cambio climático: Marsh

Redacción

snip@noticiasdepanama.com

Con el auge de la infraestructura listo para impulsar el crecimiento económico mundial durante la próxima década, la industria de la construcción debe abordar las crecientes presiones asociadas con el cambio climático y la carrera hacia cero emisiones netas de gases de efecto invernadero según un informe publicado hoy por Marsh y Guy Carpenter, ambos negocios de Marsh McLennan, la firma de servicios profesionales líder en el mundo en las áreas de riesgo, estrategia y personas.

El reporte, Future of Construction: A Global Forecast for Construction to 2030, escrito con Oxford Economics, líder mundial en pronóstico y análisis económicos, ofrece una visión del futuro de la construcción a medida que la industria se recupera de los efectos sin precedentes de COVID-19 y los impulsores clave que darán forma a su futuro durante la próxima década.

Según el reporte, se espera que la producción mundial de construcción crezca un 6,6% en 2021 y un 42% para 2030, impulsada en gran medida por los estímulos gubernamentales y la demanda de construcción residencial. Sin embargo, a medida que el sector crece, también lo hace el riesgo de mayor contaminación y desperdicio, advierte el documento. La construcción y el entorno construido en general representan actualmente alrededor del 40% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero.

El cambio climático y la carrera hacia el cero emisiones netas son posiblemente los mayores desafíos que enfrenta la industria de la construcción, según el reporte. La necesidad de reducir radicalmente la cantidad de carbono incorporado en las nuevas construcciones impulsará el crecimiento de una industria de deconstrucción que reutiliza enormes reservas urbanas de materiales de construcción.

Los informes indican que en 2020, el capital ambiental, social y de gobernanza (ESG) para infraestructura creció un 28%, lo que se debió en gran parte a un flujo de recaudación de fondos hacia estrategias relacionadas con la sostenibilidad. Dado que las principales empresas constructoras y desarrolladores suelen asignar un capital significativo a la infraestructura utilizando sus propios balances corporativos, existen oportunidades para aquellas empresas que desarrollan nuevas tecnologías, diseños y procesos.

Richard Gurney, Director Global de Construcción, Marsh Specialty, comentó: “El cambio climático y la agenda ESG, y los riesgos y oportunidades que presentan, se encuentran entre los mayores desafíos que enfrenta la industria de la construcción global durante la próxima década. Estas fuerzas están cambiando los perfiles de riesgo del sector. Las organizaciones deben adaptarse para aprovechar el enorme potencial de crecimiento del sector y, al mismo tiempo, desempeñar un papel fundamental en el avance de las economías y las comunidades de todo el mundo «.

Por su parte Simon Liley, co-director de Ingeniería Global de Guy Carpenter agregó que la industria de la construcción y la ingeniería está entrando en un período de oportunidades emocionantes, pero también que requerirá nuevas formas de abordar el riesgo por parte de los sectores de seguros y reaseguros.

«Estas dinámicas exigen un intercambio efectivo de conocimientos de los innovadores de la industria en un extremo hasta los actuarios de reaseguro en el otro. Comprender el perfil cambiante de la exposición, la tecnología y las fuentes de capital será importante para permitir que las aseguradoras y reaseguradoras establezcan plataformas de suscripción y ofrezcan productos que satisfagan las necesidades cambiantes de la industria de la construcción » dijo Liley.

Otras proyecciones para la industria hasta 2030 incluyen:

  • Crecimiento anual promedio previsto en la construcción de 3.6% anual, más rápido que los sectores de servicios o manufactura.
  • La próxima década para la construcción verá un crecimiento global del 35% en comparación con la década anterior, impulsado por niveles sin precedentes de gasto de estímulo en infraestructura y el desencadenamiento de un exceso de ahorro de los hogares; representará más del 10% del PIB en América del Norte.
  • Se pronostica que la construcción de infraestructura global crecerá a una media anual del 5,1%.