Moodys también baja calificación de Panamá, pero aun mantiene grado de inversión

Alma Solís 

asolis@noticiasdepanama.com 

Moody’s Investors Service, anunció que  ha degradado hoy,  miércoles 17 de marzo de 2021, la calificación de Panamá de largo plazo a Baa2 desde Baa1,  igualmente también ha cambiado la perspectiva a estable de negativo.

Siento esta la tercera de las tres calificadoras que evalúan a Panamá en bajar la nota del país, cabe destacar que en esta ocasión, contrario a lo que pasó con Fitch, no quedó al limite de perder el grado de inversión.

La empresa calificadora coincidió con las las otras en señalar que el factor clave para la rebaja de la calificación es el deterioro material en la fortaleza fiscal de Panamá impulsado por el severo impacto económico de la pandemia.

«Si bien la mayoría de los soberanos han experimentado alguna disminución en su fortaleza fiscal, en el caso de Panamá la erosión ha sido inusualmente grande en relación con las calificaciones de sus pares» dijo Moodys,.

La expectativa de Moody’s es que las métricas fiscales seguirán siendo más débiles que las medianas de pares de Baa en el futuro previsible, la agencia de calificación ha concluido que el perfil crediticio soberano de Panamá ha sufrido un cambio drástico para el peor en relación con sus pares y que, comparativamente, una calificación de Baa1 ya no está justificada.

Igualmente explicaron que la perspectiva estable equilibra el alto potencial de crecimiento económico de Panamá y el financiamiento relativamente favorable
condiciones frente a los desafíos que enfrentarán las autoridades en la adopción de políticas para frenar la tendencia alcista de la deuda y, en última instancia, apoyar la consolidación fiscal.

Igualmente indican que la pandemia de coronavirus provocó una grave contracción económica en 2020.El PIB real cayó un 17,9% (20,7% enn términos nominales), en comparación con nuestra expectativa de una contracción del 10% en octubre pasado: la contracción del PIB de Panamá fue el segundo más grande entre sus pares calificados como Baa.

«La fuerte desaceleración de la actividad económica afectó los ingresos del gobierno, que cayeron un 21,2% el año pasado. En el frente del gasto, las autoridades pretendían reasignar recursos dentro del presupuesto en lugar de aumentar el gasto total para responder a la pandemia, sino un aumento en los gastos de capital en el último trimestre llevaron a un aumento del 5,7% en el gasto total el año pasado. El déficit fiscal
alcanzó el 10,1% del PIB, frente al 3,1% del PIB en 2019.

El año pasado, el saldo de la deuda pública de Panamá aumentó en $ 6 mil millones, esto incluyó el financiamiento del déficit fiscal como así como préstamos adicionales para financiar medidas parafiscales en respuesta a la pandemia y $ 1 mil millones para prefinanciar 2021. Con $ 37 mil millones, la deuda pública se situó en el 69,8% del PIB en 2020, frente al 46,4% en 2019 y por encima de la mediana de 62,1% Baa. Un aumento de la deuda de 23 puntos porcentuales (pps) del PIB superó con creces el promedio
aumento de 13pps informado por pares calificados Baa.

La asequibilidad de la deuda de Panamá, medida por la relación interés-ingresos, aumentó a 14,5% en 2020 desde 10,3% en 2019, lo que marca uno de los mayores aumentos entre las calificaciones. pares, y muy por encima de la mediana de 7.5% Baa. dijo Moodys

La calificadora destaca que se espera un crecimiento tendencial por encima del 4% después de 2021: el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el gobierno. estimar un crecimiento potencial de alrededor del 5%. Dado el rol de Panamá como hub de comercio global y por su estrategia ubicación, el país seguirá atrayendo inversión extranjera, especialmente en el sector logístico.

Adicionalmente, la cartera de proyectos de infraestructura pública y privada, si se lleva a cabo, también apoyará el crecimiento dinámico perspectivas. Un crecimiento a mediano plazo de alrededor del 4% colocaría el desempeño económico de Panamá por encima del de la mayoría Baa pares y, si se acompaña de una reducción sostenida de los déficits fiscales, conduciría a la estabilización de ratios de deuda pública.

Igualmente indicaron que a pesar  que Panamá  enfrentó necesidades de financiamiento más altas de lo normal, el fuerte y continuo acceso al mercado que tiene el país  permitió  que el gobierno se financie a sí mismo tanto a nivel nacional como mediante el acceso a financiamiento transfronterizo a tasas: el costo promedio ponderado de la deuda cayó a 4.0% en 2020 desde 4.9% en 2018.