Panamá pone en marcha el nuevo régimen de para multinacionales ya hay empresas interesadas de Panamá

Alma Solís

asolis@noticiasdepanama.com

El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo Cohen, sancionó  la ley que crea el régimen especial para el establecimiento y operación de empresas multinacionales para la prestación de servicios relacionados con la manufactura (EMMA).

Este nueva ley busca atraer inversiones y crear empleos en el país, para conseguirlo las empresas que se instalen bajo el nuevo régimen especial EMMA gozarán de los beneficios e incentivos fiscales, laborales, migratorios y aduaneros, además de capitalizar las bondades de los regímenes especiales ya existentes en las zonas francas de Colón y Panamá Pacífico, entre otras.

El presidente informó de que ya hay empresas interesadas en establecerse con los beneficios de este nuevo régimen especial, y que a través de Pro Panamá se han hecho acercamientos con varias multinacionales del sector manufacturero, sin revelar ninguna nombre.

 “Tenemos que sacarle provecho a ser el país con mejor conectividad en la región y salir a decirle al mundo que Panamá es la mejor opción para que vengan buenas empresas”, destacó Cortizo Cohen.

Resaltó que es positiva la transparencia con que el país maneja los indicadores de la pandemia, aumentando la cantidad de pruebas y “sin maquillar” cifras de los casos, para que las empresas multinacionales se instalen en el país sin temor.

El presidente del CoNEP, Julio De La Lastra, quien se encontraba en el acto de sanción, destacó que la sanción de esta ley es de importancia en estos momentos porque, bien ejecutada, puede convertirse en un vehículo para la recuperación económica del país.

El titular del MICI, Ramón Martínez, dijo que las empresas que se instalen bajo este régimen especial deberán asumir el compromiso de transferir tecnología y desarrollar la creación de un centro de enseñanza técnica para el adiestramiento del personal nacional, a fin de integrar la fuerza laboral panameña que se vaya a requerir.

La ley está basada en el éxito que se ha tenido con el régimen sede de empresas multinacionales (SEM), que ha permitido la instalación de 18 compañías de este tipo y creado más de 7 mil puestos de trabajo, así como inversiones por el orden de los US$1,200 millones.

La nueva legislación impulsa el establecimiento de empresas multinacionales de manufactura, manufactura ligera y de ensamblaje, que conllevan la contratación directa de mano de obra, lo que impulsará la generación de empleos y el crecimiento económico del país para salir de la crisis causada por la pandemia.