Presidente hace llamado a la junta directiva del CSS

 

Alma Solís

asolis@noticiasdepanama.com

El presidente de Panamá, Laurentino Nito Cortizo, envió un mensaje a la Junta Directiva de la Caja del Seguro Social, para que no tomen decisiones en cuanto a la situación financiera de la institución.

«Solicito a los miembros de la Jta. Directiva de la  CSS no tomar ninguna decisión que afecte a la población asegurada, hasta encontrar una solución integral, producto de un gran diálogo nacional, tal como lo anuncié en la Asamblea Nacional el 2 de enero del 2020″ dijo el presidente Cortizo.

Esta seria una respuesta a un comunicado enviado por la CSS, señalaron que la entidad busca financiar el pago de pensiones y prestaciones de salud ante la caída de ingresos por el COVID-2019

Según la CSS en enero decrecieron el 6%, con respecto al presupuesto estimado para ese mismo mes; para febrero reflejaron un 13%; en marzo cifraron una baja del 19% y en abril con el cierre y paralización de la economía en el país ocasionado por el COVID-19, la caída fue de 36%, según datos oficiales de la institución.

Ante este panorama, el subdirector general de la CSS, Francisco Bustamante, reveló que para finales de febrero, justo por la amenaza del coronavirus, la administración presentó una estrategia basada en preservar la liquidez, con el fin de hacerle frente a los gastos de los programas de Enfermedad y Maternidad (salud), y al de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

Detalló que luego que surgió la crisis del coronavirus, la administración de la CSS estableció tres escenarios planteados de la siguiente manera:

– La peor opción de que los ingresos fueran solamente el 10% de lo presupuestado.

– Que los ingresos fueran el 25%.

– Y otro donde los ingresos fueran del 50%.

Bustamante señaló que si la situación obligará a asumir el peor escenario; la CSS necesitaría utilizar recursos de la reserva por el orden de los mil 100 millones de balboas, y en el mejor de los escenarios se requirirían alrededor de 540 millones de dólares, para cubrir en su totalidad las pensiones hasta finales del año 2020.

En este sentido, ante la junta directiva se presentó una propuesta de vender gradualmente en el mercado secundario, títulos valores del Subsistema de Beneficio Definido del IVM hasta un máximo de US$1,100 millones, para cubrir gastos en concepto de prestaciones económicas desde abril hasta diciembre de 2020.

“La propuesta llevada a la Junta Directiva, procura que en el caso de que los escenarios de estrechez financiera se acentúen, la Caja pueda continuar haciendo frente a sus responsabilidades de pagar puntualmente las pensiones a todos los jubilados y pensionados. La Junta Directiva pospuso la decisión de la propuesta de la Administración y solicitó que ésta procure y presente otras opciones a la posible venta de los bonos, en caso de que se requiera financiamiento para el pago de las pensiones”, dijo Bustamante.