Primeros sectores económicos considerados para reapertura son los que aporten más al PIB y que generen más empleos

Alma Solís

asolis@noticiasdepanama.com 

Panamá se prepara para cuando empiecen a a reabrir la economía una vez se controle la transmisión del Covid 19, y estaría empezando con los sectores que mas empleos generen y que aportan más al Producto Interno bruto, incluyendo Logística y construcción.

Jorge Almengor viceministro de Finanzas en la Mesa de Salud analizan los sectores de la economía panameña que conformarían, bajo estrictos protocolos de seguridad, el primer grupo de la reapertura gradual de la actividad económica

Las variables consideradas para dicha reapertura son: la generación económicamente agregada en Producto Interno Bruto (PIB), así como los que generan empleos y la incidencia de estos en la circulación del dinero en el país.

También indicaron que existen otros componentes como el sector de consumo al por menor que ha generado actividades económicas durante la crisis, debido al servicio que produce, pero se buscaría la forma de abrir un espacio que les permita reinsertarse a la generación económica.

De igual forma, se haría con el sector logístico y de la construcción, por ser un alto generador de empleos, subrayó Almengor.

Panamá ordenó el cierre de los comercios el pasado 20 marzo para detener la pandemia y atender los problemas de salud, sin embargo, el impacto en la economía ha sido alto.

Cuando se de la orden de abrir los comercios y retomar las actividades será una nueva realidad.  “la intención es volver a un grado de normalidad, con nuevas medidas de salud regentadas por el Ministerio de Salud (MINSA) como el uso de la mascarilla, mejor higiene personal, manuales de procedimiento de bioseguridad para garantizar que los bienes y servicios que se produzcan sean manipulados adecuadamente y evitar un rebrote” dijo Almengor.

Mientras el ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander tuvo una reunión con los diputados de la Asamblea Nacional para explicar la estrategia financiera que ejecuta el Gobierno Nacional para enfrentar los efectos del COVID-19 en el campo de la salud y en la economía.

“Si hay algo que es importante para nuestro país es mantener la salud de nuestra población, y también contar con un sistema financiero estable, en miras a la reactivación del país», destacó la máxima autoridad del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Según Alexander debido a que la disciplina fiscal permitió al país obtener financiamiento para atender las necesidades presupuestarias, dada la reducción de los ingresos corrientes estimada en un 40% a consecuencia de la pandemia del Covid-19. 

“Panamá fue el primero y único país que logró salir a los mercados financieros internacionales y lo hizo en forma muy exitosa con un bono global por 2,500 millones de dólares a 35 años de plazo y una tasa de interés de 4.5%, muy positiva para la República”, comentó el ministro del MEF.

de acuerdo con el MEF, los recursos captados en el mercado internacional de capitales, financian parte importante del presupuesto del Estado, recién estructurado que tiene como prioridad atender la emergencia sanitaria causada por el Covid-19 y la ejecución del plan Panamá Solidario.

El gobierno ha conseguido financiamiento de varias agencias multilaterales Además, el gobierno a través del MEF gestionó recursos financieros para fortalecer la liquidez del sistema bancario a través de un fideicomiso que administrará el Banco Nacional de Panamá (BNP). Del cual forma parte de este componente, 500 millones de dólares otorgados por el Fondo Monetario Internacional (FMI). 

El gerente general del BNP, Javier Carrizo Esquivel, quien compareció junto al ministro Alexander, agregó que el sistema bancario cuenta con miles de depositantes, “la plaza tiene liquidez, pero se buscan provisiones para que se mantengan los niveles de recursos para préstamos al reactivarse la actividad económica, a pesar del impacto generado por la pandemia Covid-19”.

 Carrizo Esquivel, resaltó que en caso de que se haga necesario usar los recursos para apoyar el sistema financiero, los bancos no podrán percibir utilidades de estos fondos en dos años, ni podrán salir del país, ya que están destinados a la recuperación de las actividades económicas y el margen de ganancia será el adecuado y a favor del Estado.